Estudiar una maestría y trabajar: ¿cómo mantener el balance?

Muchos profesionistas deciden emprender la aventura de estudiar maestría y trabajar al mismo tiempo. Y aunque esta decisión se ve recompensada en el futuro, es común que encuentren dificultades para lograr el equilibrio entre las responsabilidades que conllevan ambos compromisos y la vida personal.

Pensando en esto, queremos ofrecerte algunos consejos que te ayudarán a organizarte en esta etapa, y a obtener buenos resultados en el ámbito académico y profesional sin sacrificar los espacios para la recreación y el descanso.

Posgrado y trabajo, ¿cómo lograr el balance?

1. Para estudiar mientras trabajas, busca una maestría con horario flexible

Infórmate acerca de los programas disponibles para identificar el que se adapte mejor a tus horarios y te ofrezca la flexibilidad necesaria para estudiar mientras trabajas, para que de tal manera no descuides ninguna de tus responsabilidades.

2. Establece un horario de estudio

Cursar una maestría y trabajar implica una dosis extra de disciplina, concentración y compromiso. Es fundamental fijar los tiempos de estudio y las fechas límite para terminar tus tareas, de manera que estas responsabilidades no intervengan con tus obligaciones de trabajo.

También deberás empezar a delegar responsabilidades en las que tu participación no sea imprescindible y aprender a minimizar distractores, principalmente aquellos que dependen de ti, como el hacer pausas demasiado largas mientras atiendes tus tareas laborales o académicas o distraerte en redes sociales.

Otro factor que debes tomar en cuenta es que la falta de descanso, la mala alimentación y el estrés pueden afectar tu rendimiento, sin importar que tengas prioridades claras y las respetes. 

Recuerda que la eficiencia al estudiar maestría y trabajar no solo depende de la responsabilidad y la organización, también requiere de tu bienestar físico y emocional.

3. Aprovecha los recursos que ofrece la institución

Muchas universidades aportan recursos como asesores académicos que te pueden orientar respecto a cómo lograr el balance maestría y trabajo. De igual manera, puedes acceder a la ayuda psicopedagógica en caso de atravesar una crisis personal durante este proceso.

En la parte académica, podrás fortalecer tus proyectos mediante la asistencia a congresos, y con apoyo del equipo bibliotecario de la institución o de repositorios digitales.

4. Elige un buen equipo de trabajo

Si eres candidato a un puesto vacante, lo ideal es que durante la entrevista de trabajo expliques tu situación respecto a los estudios, que dejes en claro cuáles son tus horarios y hasta qué punto eres capaz de comprometerte en las actividades laborales.

Por otro lado, si ya tienes algún tiempo en la empresa, es importante que comuniques a los directivos tu decisión de estudiar, de esa forma puedes llegar a recibir algún tipo de apoyo.

También es importante hablar con tus compañeros de equipo en la maestría, y comentarles sobre tus tiempos de trabajo y estudio, para que haya comprensión del ritmo de vida que estás manejando, y de esta manera puedan organizarse para que todos cumplan con sus responsabilidades y entregas.

Todo lo anterior contribuirá a lograr el equilibrio entre posgrado y trabajo y a que no dejes de lado las actividades que te ayudan a relajarte y desconectar.

Asegúrate de bloquear algunos días en tu calendario para estar con familiares o amigos, leer por gusto, hacer ejercicio o dedicarte a cualquier actividad que recargue tu energía positiva.

Esperando que estos consejos para conseguir el balance maestría y trabajo te sean útiles, en Justo Sierra reconocemos el esfuerzo y dedicación que implica desarrollarse en estos ámbitos al mismo tiempo. 

Estamos presentes en cada paso de tu crecimiento, al ofrecerte los mejores recursos para que sigas impulsando tu carrera. En la siguiente liga te presentamos nuestra oferta de posgrados y maestrías para que puedas evaluar la que más se acerque a tus necesidades y preferencias.