Becas de preescolar en la Ciudad de México y cómo aplicar

Pocos momentos son tan importantes en el crecimiento de un niño como el instante en que inicia su vida escolar. El Kínder se convierte en un espacio crucial para el pequeño pues ahí vive sus primeras experiencias de aprendizaje formal, establece sus primeros lazos de amistad, cobra conciencia del entorno y realiza sus primeras interacciones con otros adultos fuera de lo familiar.

Encontrar en la Ciudad de México el preescolar que deseamos para nuestros pequeños puede ser un reto si no contamos con la información apropiada. Muchos factores entran en consideración para tomar esta decisión. Desde la reputación de las escuelas hasta la oferta de becas para preescolar, los padres analizan muchos detalles para hacer su elección pero, sobre todo, buscan información que les brinde confianza y seguridad.

 

/becas-de-preescolar-en-la-ciudad-de-mexico-y-cmo-aplicar-JS

 

Sigue leyendo para encontrar información relevante sobre lo que debes tomar en cuenta al elegir el Kínder para tu hijo y descubrir detalles importantes sobre las becas para preescolar.

Becas de preescolar: ¿la opción que estás buscando?


En el contexto económico actual, la palabra becas ha cobrado un papel preponderante en el sector académico. Entendemos por becas todo aquel apoyo o subvención que sirve para cubrir (parcial o totalmente) la matrícula o colegiatura de un estudiante. Las becas están regularmente asociadas a méritos académicos, culturales o deportivos concretos.

Actualmente han surgido una gran cantidad de opciones en jardines de niños donde se ofrecen becas para preescolar, un concepto bastante atractivo porque ¿a quién no le gustaría becar a su hijo? Sin embargo, al respecto de estas “becas” y para entender lo que realmente son, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Las llamadas "becas para preescolar" que nos otorgan costos preferenciales o rebajas en inscripciones y mensualidades son en realidad descuentos o promociones, no becas.
  • Aquellas “becas” que cubren la colegiatura a través de un acuerdo financiero que nos compromete a cubrir el costo con planes de pago a futuro son en realidad créditos educativos.
  • Las becas que se ofrecen a cambio de realizar una inscripción inmediata son en realidad herramientas de mercadotecnia para elevar la matrícula del Kínder en cuestión.
  • La oferta de “becas” de un Kínder no incide en la calidad académica de la institución.


Tener claridad en esta parte del proceso es importante para realmente comprender si lo que estamos recibiendo es una beca. En este punto, más allá del apoyo financiero que pueda representar, no hay que olvidar hacernos una pregunta importante: ¿qué le aporta a la experiencia educativa de mi hijo?

 

/becas-de-preescolar-en-la-ciudad-de-mexico-y-como-aplicar-JS

 

Buscando el kínder ideal


Un estudio de la Organización de Estados Americanos sobre el desarrollo de los niños en edad preescolar menciona que, cuando se trata de programas educativos, los mejores son aquellos que tienen como objetivo “mejorar la capacidad de los niños pequeños de desarrollarse y aprender”, así como “estimular las aptitudes mentales, de lenguaje, físicas y psicosociales de los niños”.

Al ser la puerta de entrada del niño al mundo escolar, la elección del kínder cobra particular importancia. ¿Qué tipo de aspectos deberías tomar en cuenta al analizar un preescolar? Esto es lo que te recomendamos que tengas en mente durante el proceso:

  • Que su modelo educativo logre un balance armónico de actividades, de modo que tu pequeño aprenda a leer, hacer, conocer y convivir.
  • Que el programa o plan académico esté diseñado para darle a tu pequeño sus primeras herramientas para el futuro escolar.
  • Que implemente actividades que impulsen el desarrollo de las habilidades motrices, sociales, emocionales y de aprendizaje de tus niños, así como su creatividad.
  • Que tengan un entendimiento de la importancia del juego en esta etapa de desarrollo del niño. Jugar es una herramienta de sensibilización y enseñanza.
  • Que implementen actividades físicas y la formación de buenos hábitos.
  • Que tenga alguna actividad o programa que amplíe el espectro de conocimiento de los niños. Un buen ejemplo de esto son los Sistemas Bilingües, que además de su aportación práctica tienen un efecto positivo en la formación cultural de los chicos.
  • Que cuenten con servicios y personal capacitado para brindarle al niño un entorno de seguridad.
  • Que le garantice al niño un ambiente ideal para formarse con alegría y cariño.



Pongamos un ejemplo de un Kínder Integral, que cumpla con todo lo de esta lista. Encontramos el caso del modelo educativo del Jardín de niños Justo Sierra en la Ciudad de México, donde cuentan con educación preescolar. Su programa funciona a partir de un grupo concreto de campos formativos que incluyen la formación académica, la autonomía curricular y el desarrollo personal y social.

Visto con esos ojos, es importante que no limitemos la elección del Kínder de nuestros hijos a una oferta o promoción. Al pensar en el costo de una colegiatura, estima también la calidad y el nivel de lo que estás pagando. Asegúrate primero de que la institución tiene el respaldo de un modelo educativo diseñado para darle lo mejor a tu pequeño.


Lo que de verdad importa al elegir un kínder


Como padres de familia, buscamos lo mejor para nuestros hijos. Queremos darles todas las herramientas para que puedan aprender, ser felices, disfrutar su presente y pensar en su futuro. Más allá de si te ofrecen una de estas becas,  debes buscar que la escuela tenga atributos y valores trascendentes.

Volviendo al ejemplo del Kínder en Justo Sierra, nos encontramos con una institución que ha decidido privilegiar otras características de su experiencia de preescolar por encima de promociones u ofertas, por ejemplo:

  • Maestros capacitados
  • Instalaciones seguras
  • Ambiente que estimula el aprendizaje, la convivencia y la creatividad
  • Programa integral
  • Vida escolar feliz y de calidad
  • Prestigio y reputación basados en resultados
  • Atención y confianza para los padres de familia
  • Enfoque en las virtudes humanas, las buenas costumbres y el respeto
  • Formación de hombres y mujeres íntegros


Con todo esto en cuenta, es importante reflexionar sobre el verdadero significado de las llamadas "becas de preescolar" y lo que realmente representan. De este modo, entendemos que es de vital relevancia darle prioridad a lo que un Kínder ofrece para la formación de tu pequeño y lo que le aportará para su futuro como estudiante y persona.

Te invitamos a que conozcas el preescolar Justo Sierra, cuyo modelo está certeramente diseñado para estimular y desarrollar la grandeza de tu pequeño. Da clic en el siguiente botón para conocer a detalle por qué Justo Sierra es líder en educación básica con la experiencia Vive Justo Sierra y todo lo que la convierte en una gran opción a nivel preescolar.

Vive Justo Sierra Jardín de Niños